Hay que creer en la ciencia.

Estimado amigo Joseph:

Ya hemos mantenido en otras ocasiones este tramo de la conversación, y ya hemos puesto sobre la mesa aquello en lo que creemos convencidamente, así como su aparente contraposición. Así que, para expresar aquello de lo que creo que ambos estamos hablando, te expongo mi punto de vista al completo de una vez por todas.

¿Cómo podemos dar por sentado que existe algo como la antimateria, valorar desde la verdad los agujeros de gusano, y sin embargo tachar de mentira las experiencias a las que nos referimos como espirituales? Lo que siente una persona, lo que experimenta (cuando realmente experimenta algo), es un hecho que tiene lugar en la misma realidad a la que el cuerpo de conocimiento científico trata de descubrir su forma. Pasarlo por alto sería un error, e incluso una irresponsabilidad científica.

No, el científico no niega cosas, solo busca la manera de preguntarlas correctamente. El verdadero científico no persigue restar un ápice de valor a los procesos que una persona siente fuera del alcance de su comprensión, ni impedir las explicaciones posibles a estos mismos procesos. Es más, su trabajo más consistirá en escucharlas que en tirarlas abajo. Pues al mismo hombre de ciencia pueden ocurrirle y le ocurren. Sirva como ejemplo sencillo el hecho de que, el conocer las razones y los procesos descritos que lleva consigo lo que de forma genérica se llama “amor” no impide el que los que trabajamos en ciencia nos sintamos inmersos en algo fuera de nuestro control y de las explicaciones que encontramos cuando nos enamoramos.

Ahora bien, el que estemos de acuerdo en que todo esto ocurre nos lleva a la siguiente discusión, que a veces tú y yo hemos llegado a alcanzar. Y ésta es que, si bien están especificadas las partes que determinan una teoría basada en aspectos espirituales (sabes que soy el primero al que no le gusta esa denominación, pero resulta más cómodo para entendernos), sus ideas principales no pueden quedarse fuera de estar consideradas como objeto de estudio. Si en esa teoría hay algo que explica todo, no puede ese algo librarse de tener su razón de existencia. Llegar un punto más allá, o simplemente indagar en esas mismas ideas centrales es además otorgarle más certeza a que creemos en ello.

Aquello a lo que sueles llamar “energías” en nuestras conversaciones, lo que insistes en que ocurre al margen de lo que vemos, tocamos o percibimos al uso, es algo que realmente está sin explicar, pero que sucede, e incluso el que ya tengan nombre nos encierra en un concepto, impidiendo que se exprese por completo en toda su particularidad, pues ya tenemos qué esperar de ello. Permíteme exponerlo así: sí pienso que todo eso tiene lugar, pero no lo llamo de la misma manera. Precisamente, intento darles una definición más al alcance de la mano, más cercana al ámbito humano, y, en definitiva, más explicable.

La contrapartida a la negativa de muchos científicos a aceptar la realidad de teorías centradas en lo espiritual, es el que muchos espirituales se oponen a aceptar la espiritualidad de aquello que sabemos por qué ocurre.

El verdadero énfasis del alma aparece cuando, aun conociendo los mecanismos por los que algo sucede, el comportamiento de nuestra percepción supera lo que consideramos reproducible, y, lejos de estar fuera de nuestras capacidades, nos enseña lo humanos que podemos llegar a ser. Hay que evitar que, al explicar con ciencia, sintamos que se nos niega lo que nosotros experimentamos, la magia (o como queramos llamarlo) de lo que no sabemos expresar. Hay que creer en la fortaleza de nuestra propia espiritualidad, y, no de distinta manera, hay que creer en la ciencia.

Expuesto todo esto, espero que ni mucho menos sirva como conclusión, sino que nos facilite el arranque de un nuevo frente de discusión.

Muy atentamente:

C. Totsevsky

 

C. Totsevsky; No estoy hablando de Dios.

Anuncios

Acerca de blogdetinta

Ciudadano Tinta es un proyecto en solitario de Chus Bernabé, bajista de Noiah. Además de ser un proyecto principalmente musical, también se completa con recopilaciones de historias, como este blog. Bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s